Disfagia: Tipos de disfagia, sus causas, diagnóstico, tratamiento y prevención.

La disfagia es un trastorno de la deglución que puede tener graves consecuencias para la nutrición, la hidratación y la calidad de vida de las personas afectadas. Se define como la dificultad para tragar alimentos y/o líquidos, lo que puede llevar a la aspiración, la neumonía y otros problemas de salud. En este escrito, profundizaremos en los diferentes tipos de disfagia, sus causas, diagnóstico, tratamiento y prevención.

Existen dos tipos principales de disfagia:

La disfagia orofaríngea se produce en la parte superior de la garganta y se refiere a la dificultad para masticar y tragar alimentos.

La disfagia esofágica, por otro lado, se produce en el esófago y se refiere a la dificultad para tragar alimentos después de que han sido masticados y pasados por la garganta. 

Causas de la disfagia

La disfagia puede tener diversas causas, como enfermedades neuromusculares, accidentes cerebrovasculares, traumatismos de cabeza o cuello, enfermedades autoinmunitarias, cáncer de cabeza y cuello, enfermedades inflamatorias del esófago, entre otras. Las personas mayores también pueden desarrollar disfagia debido al proceso natural de envejecimiento, que debilita los músculos de la deglución y reduce la cantidad de saliva producida.

Diagnóstico de la disfagia

El diagnóstico de la disfagia puede incluir una serie de pruebas, como la videofluoroscopia, la endoscopia, la manometría esofágica y la evaluación clínica de la deglución.

La videofluoroscopia es una prueba en la que se toma una radiografía de la cabeza y el cuello mientras la persona traga líquidos y alimentos con bario.

La endoscopia es una prueba en la que se inserta un tubo delgado y flexible con una cámara en la punta a través de la boca para examinar la garganta y el esófago.

La manometría esofágica mide la presión en el esófago y ayuda a identificar posibles problemas de motilidad.

La evaluación clínica de la deglución implica observar y evaluar los movimientos de la boca, la lengua y la garganta mientras la persona traga.

Tratamiento de la disfagia

El tratamiento de la disfagia depende de la causa subyacente y de la gravedad del trastorno. En algunos casos, puede ser necesario hacer cambios en la dieta, como modificar la consistencia de los alimentos y líquidos para que sean más fáciles de tragar. En otros casos, se pueden recomendar ejercicios de fortalecimiento de los músculos de la deglución o terapia del habla para mejorar la coordinación de la deglución. En casos graves, se pueden requerir procedimientos quirúrgicos para corregir la disfagia.

Prevención de la disfagia

La prevención de la disfagia implica tomar medidas para reducir el riesgo de las causas subyacentes, como el control de la presión arterial y el colesterol, el tratamiento de las enfermedades autoinmunitarias y el cáncer de cabeza y cuello, y la prevención de accidentes cerebrovasculares y traumatismos de cabeza y cuello.

Además, algunas estrategias para prevenir la disfagia incluyen mantener una buena higiene oral y dental, beber suficiente agua para mantener una buena hidratación, evitar comer y beber muy rápido y en grandes cantidades, y tomar pequeños bocados y sorbos. También es importante masticar bien los alimentos y tomar el tiempo necesario para tragarlos.

En Natursenior, te tenemos una gran noticia, en el mercado ya se encuentran los purés para ancianos Natursenior con las más deliciosas recetas de purés para personas mayores, elaborados especialmente atendiendo las necesidades nutricionales, las texturas y el sabor que necesitan nuestros mayores. Que te ayudarán en llevar una alimentación completa, sana y saludable.

Facebook
Pinterest
Twitter
LinkedIn
Abrir chat
Hola, ¿Necesitas ayuda? Escríbenos :)
Responde en 15 minutos o menos.
Hola 👋 Te damos la bienvenida a Natursenior

¿Cómo podemos ayudarte?
Hide wlr-product-message